Bipartidismo, difícil de romper

En Puerto Rico tenemos la costumbre de vivir con dos visiones políticas que con el pasar del tiempo parecen hermanas. El PNP y el PPD han sido los cheches del teatro durante los últimos 60 años haciendo un bipartidismo fracasado y movido por hacer el tumbe en el gobierno. Bendito, como ellos son fans de Estados Unidos  quieren copiarse de los republicanos y demócratas, tal para cual. Un país no puede ser secuestrado por partidos necesita diversidad para cambiar la agenda política .Pero, para romper ese matrimonio no se ven amantes bravos del otro lado. Vemos a un independentismo sin babilla y que le gusta vivir del fondo electoral. Ni hablar de la fiebre de crear partidos, ahora hay de todos los colores y para todos los gustos del elector. Como no olvidar al mago Rogelio, quien desaparece cada tres años y al cuarto ya está robando cámara por cuestión de tener ranking.  Un cambio de imagen no le vendría mal al gobierno, la gente de a pie está cansada de verse engañada por los políticos de turno.  Lástima que el bipartidismo ya caído hondo en algunas familias, vemos como hay personas que votan por herencia, ya saben esos de que si mi mama es popular hay que rajar la pava. Otros por la imagen del candidato, tu ves a los hombres que se babean si ven una chica sexy en la papeleta o las mujeres que le dan el voto al macharrán.

Podemos,héroe de Rogelio

Nada es imposible en la política, había que preguntarle al grupo PODEMOS ,que con menos de un ano de formado ya le pisa los talones a los principales partidos de España.  Cualquiera diría que PODEMOS se tomó una viagra política para ganar votos, ya quisieran los del patio tener tanto poder.  Me imagino a Rogelio desesperado por ir a España a buscar el viagra político. Pobre Roger, parece que se le olvido estudiar química política, no te preocupes mijo que falta mucho para que robes cámara.

En la actualidad mundial, los países que están pompiao han roto el bipartidismo mediante alianzas con una visión motivada por el bien del colectivo y no por la cuestión partidista. Puerto Rico no debe ser el niño raro del mundo, romper el matrimonio del PNP y el PPD no es cosa fácil, pero no imposible. Hace falta babilla para hacerle frente a los responsables del desastre  que han hecho y que quieren fastidiarlo más. Mientras tanto a seguir viendo  los cheches de la película. Dar el paso  a una nueva onda de hacer política, no garantiza una buena vida, pero si la posibilidad de romper los vicios hereditarios de un matrimonio fracasado.

Dime lo que piensas sobre el bipartidismo boricua. !Atrevete!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s