Deseos para América Latina en 2017

Para América Latina el 2016 ha sido uno bastante colorido y que ha marcado la batalla en el campo ideológico con varios cambios de gobiernos notables. Claro está la noticia central es los acuerdos de paz de gobierno de Juan Manuel Santos con las FARC-EP. Un suceso histórico que tuvo sus bajas cuando el pueblo lo rechazo, pero que tras ser enmendado salió más fortalecido al contar con apoyo de varios grupos que antes se oponían a lo contenido en ese pacto. Por eso no era de extrañar que Santos se convirtiera en segundo presidente latinoamericano en alcanzar el Nobel de la Paz.  Para Colombia el nuevo año será uno donde se pondrá a prueba si realmente en las montañas y los campos esas balas se cambiaran por los votos y la participación pacifica en el juego democrático.

Y hablando de movimientos revolucionarios no podemos dejar atrás el impacto de la muerte de Fidel Castro en Cuba y en la región. Aunque ya no estaba como presidente de la Isla , no había duda de que mantenía una influencia en el actuar político de su hermano como también en los países alineados al socialismo del siglo XXI como Venezuela , Ecuador y Bolivia. La pregunta será si Cuba continuara con sus ajustes económicos tras nueva relación con Washington. Aunque con Trump en la presidencia no creo que el Embargo se elimine y se proyecta un reversazo a las medidas amigables que ambos países habían acordado en los últimos anos.

Por otro lado hoy más que nunca vemos una región marcada por sus claras divisiones ideológicas que hacen difícil una mayor integración comercial. Triunfo de Macri en Argentina y la promoción de Temer en Brasil provocaron un terremoto en el MERCOSUR, donde se ha expulsado a Maduro y Venezuela. Aunque el chamo dice que confía en que con ayuda de Tabaré la cosa se arregle. Algo que dudo después del rifirrafe de palabras que se está tirando con Macri.

Al parecer Nicolás tendrá que dialogar en doble mesa, primero con la oposición y segundo con las panas de Argentina y Brasil. Y bendito que tenga cuidado con Temer, que según Dilma está que teme.

En el Caribe a pesar de lo bien que le va  a Quisqueya , tenemos a un Puerto Rico que pasa por un estado nefasto  financiero por la exorbitante deuda que tiene el gobierno. No por ello ya el Congreso de Estados Unidos le puso una Junta de Control Fiscal  que le resta poderes a la figura del gobernador. Según Washington, los integrantes de este cuerpo instaurado buscan auscultar y ordenar lo que tiene que hacer la Isla  para salir de la crisis.

En términos económicos vemos cierto retroceso en las perspectivas de crecimiento generales de la región. Danilo Medina continua llevando a República Dominicana a una robusta expansión en su economía, la CEPAL estima que este ano cierre con un 6 por ciento de crecimiento. Y por supuesto la consistencia de Perú como uno de los países emergentes con mayor éxito comercial, aunque todavía no iguala su auge con el progreso de los de abajo. Algo que el nuevo presidente ha tenido como prioridad. Ya veremos que ocurre con PPK. Bolivia sigue como la estrella en área financiera para los chicos de la izquierda. Evo Morales aun resiste los precios bajos del crudo y logra salvar los muebles. En su contra tuvo que el pueblo no acepta que se postule otra vez a la presidencia tras derrota en referéndum que buscaba darle permiso para hacerlo. Pero a pesar de ello el muchacho dice que no descarta usar cualquier herramienta para seguir guisando. Por cierto me dicen que Morales y Daniel Ortega se andan peleando por quien gobierna más anos.

El gran reto político es aprender a sentarse en una mesa, debatir y entender que por más diferencias que existan los de abajo deben ser la prioridad en cada decisión o acción que tomen.  Empezando enero, habrá una cumbre de la CELAC, una organización que reúne a todos los mandatarios latinoamericanos y caribeños. Ahí veremos mucha bulla y tiraera entre los distintos bandos.  Esperemos que en vez de serlo, sirva como una oportunidad para que la región explote de una vez y por todas su potencial. Esperemos que el capital de la informática y el enfoque hacia generar mayor valor agregado sea parte central de las discusiones que se den.  El 2017 ya de lejos se percibe como uno donde se van a provocar otros cambios, tal vez fisuras y hasta escenarios de incertidumbre si la violencia triunfa en ciertos países del continente.

Ojala llueva café diría Juan Luis Guerra, pues lo mismo quisiera que ocurriera con América Latina. Pero como nada es imposible, que arañas con corbata salgan reelectas no puede ser sorpresa.

Ahora les toca a ustedes decir que esperan del 2017 y comentar sobre el 2016

CELAC 2015 y la Integración con mayúsculas

28jan2015---presidentes-e-lideres-da-america-latina-e-do-caribe-posam-para-foto-oficial-durante-a-3-celac-cupula-da-comunidade-de-estados-latino-americanos-e-caribenhos-a-20-km-de-san-jose-na-costa-1422487839410_956x5

Todo es muy elegante y muy esperanzador en las cumbres, pero siempre se cae en la larga predica y en el ansiado fruto de los discursos pronunciados por los presidentes latinoamericanos. Durante la reunión de la CELAC en Costa Rica se acordó el que se iba a unir esfuerzos para la erradicación de la pobreza extrema como también el acostumbrado rechazo al bloqueo económico de E.U. a Cuba y la defensa de las Islas Malvinas como Argentinas. No hay duda alguna que la región vive un cambio de época y no una época de cambios, como diría Rafael Correa. Décadas atrás lucia increíble que presidentes que piensan tan distinto lograsen poner la cuestión de la integración por encima de sus intereses políticos. En la cumbre vimos de todo, desde el grupo de la izquierda fuerte pasando por la izquierda light y terminando por la débil, pero aun viviente representación de la derecha. Eso al menos es un buen acierto para empezar hablar de la unión política regional, pero aun así no representa mucho cuando aún los pueblos no ven el potencial de una organización que lejos de ser puro discurso pudiera ser el inicio de una nueva era económica que pondría a los del Sur como verdaderos protagonistas del panorama mundial y no como ilusos espectadores del concierto internacional.
La integración no es algo que ocurrirá en un año o dos es una cuestión de largo plazo cimentado en acciones políticas, sociales y económicas que la respalden. Para que una economía sea solida necesita una innovación constante y una diversificación que le permita engranar en la mejor manera posible todos sus recursos. Si hay algo que tiene el continente son recursos, gran reserva de petróleo, agua y por supuesto una gama de maravillas naturales que son envidiables para cualquier potencia externa. El sueño de Bolívar depende en esencia de lograr que la gente de a pie se enamore de la idea que para que sus países puedan desarrollarse al máximo deberían comprometerse a andar juntos con sus vecinos, no por una cuestión de hermandad sino porque realmente se le va la vida en una globalización alarmante que no perdona.
Ortega y su consistencia contra el colonialismo
Si hay un presidente que ha sido consistente en la lucha por denunciar el colonialismo en la región ha sido Daniel Ortega, el nicaragüense ha mantenido su posición de pedir al gobierno estadounidense que resuelva la situación política de Puerto Rico. Realmente la CELAC estaría incompleta sin la isla caribeña, pero las circunstancias actuales no dan esperanza a aquellos que anhelan la independencia de esta nación.
Correa y aires de fuerza
Costa Rica deja una CELAC con un acercamiento a China y la agenda de establecer como prioridad la coalición de fuerzas entre los Estados para eliminar la miseria del hemisferio. Sucio difícil lo de la pobreza, pero hay que esperar si el gas pela de verdad con el bolsillo que le den a la inversión social los mandatarios. La buena nueva es que Ecuador pasa a ser el nuevo país presidente de la organización algo que puede dar buenos aires para la región. Correa es tal vez uno de los políticos que más claro tiene el proyecto real de la integración, con su mandato se deben concretar pasos significativos que demuestren los frutos de una CELAC que puede acelerar y dejar atrás los fantasmas del pasado. Un líder enérgico ,habilidoso economista y un respeto entre sus pares lo hacen como la persona idónea para encaminar en este 2015 los caminos de lo que debe ser el futuro de América Latina, porque no es y nunca debería ser la CELAC un mecanismo en contra del Norte sino al contrario debe ser la independencia total como región y en definitiva la consolidación de una nueva arquitectura económica y política que regocije a los intereses de los latinoamericanos y no a los mercenarios que la vieron agonizar en aquella época oscura que no ha de volver a pisar.