Los Millones de Lisa

En la llamativa y dorada noticia del súper contrato de $325 millones para Giancarlo Stanton, se pudo ver que lo ridículamente absurdo y exagerado es la  nueva onda en los contratos. Al menos el hombre trabajó para eso y  hay 325 millones de razones para aceptar tal contrato, lástima que para la suerte de  Lisa Donahue y sus 8 millones sea todo lo contrario. Pero la cuestión no es de los billetes que cobra, algo que ya no es noticia en un país que le encanta regalar dinero. El punto recae en que la susodicha pretende que los ciudadanos de a pie  sean los encargados de saldar la deuda astronómica de la AEE. Lo que pasa es que ella cree que el bolsillo de los boricuas está bien jugoso como el de ella. Las voces críticas ante la amiga Liza no se han visto esperar, claro los mismos que la trajeron y la quieren hacer regresar con el Tío Sam.

Es inaceptable que el gobierno acepte los consejos de una persona que no conoce la realidad económica de una clase trabajadora que no aguanta más, mientras se cocinan arbitrios e impuestos en Fortaleza. Cuando el petróleo baja de precio, es que se ingenian el aumento al crudo para la salvación de la Autoridad de Carreteras. El problema es de administración y no de recaudación, cuando vemos el desperdicio de dinero en los contratos jugosos y en asuntos sin importancia. Entonces para que digan que lo de la austeridad es lo más sensato vienen y contratan a asesores de afuera para que les respalden. A donde van a parar el dinero de los nuevos impuestos, al bolsillo de los asesores o en realidad van a salvar a la Autoridad. Posiblemente el año que viene vendrán con otro impuesto bajo la excusa de salvar alguna agencia de gobierno. Las recetas económicas del gobierno no han rendido frutos, con el desempleo en las nubes y las quiebras a tutiplén no se vislumbra  un año nuevo prospero  para el País.

A dos años de gobierno, los populares han hecho poco o nada para diferenciarse del gobierno pequeño de Luis Fortuño. Lo peor es que no hay una tercera fuerza política que tenga el viagra para tumbar la bayoya  de la palma y la pava. Lástima que el bipartidismo ya caló  hondo en algunas familias, vemos como hay personas que votan por herencia, ya saben esos de que si mi mamá es popular hay que rajar la pava. Otros por la imagen del candidato, tú ves a los hombres que se babean si ven una chica sexy en la papeleta o las mujeres que le dan el voto al macharrán.

Al parecer el Partido Popular cambió de imagen porque la realidad es que el pan ya no es tan accesible, la tierra ni se cultiva y la libertad esta de parranda. En el proceso se van miles de profesionales que abandonan el  barco antes de su hundimiento.  Los millones de Stanton lo relatan todo, ascendiente de boricuas migratorios, que consiguió la buena vida gracias a su fuerza descomunal para botar la bola. Lástima que Liza no puede botar la crisis del país, pero ridículamente el país ansía con que el gobe le dé una  buena botá para que tenga un 2015 de nuevos retos. Pero, dudo que haya algo de seriedad para hacer una medida tan drástica, mientras tanto seguiremos teniendo asientos de primera fila para apreciar a los muchachones bien pagados, que hacen de las suyas a costa del voto de un pueblo que sigue ciego. Con la ceguera voluntaria se adormece a un pueblo que puede subvertir el orden social, pero que opta por estar en su burbuja y reírse del deporte nacional que tanto adora. Millones habrán y vendrán, pero solo los millones de boricuas pueden hacer sacar a su amada nave de la tormenta.

Comités políticos en los Tribunales

La política boricua es tan grande que coge a los tribunales de comités electorales, una verdad que ni los gobernantes se atreven a negar. Un buen sistema de justicia no debe estar compuesto por jefes de campana ni mucho menos de ex legisladores. Parece mentira que hayan políticos que después de perder el guiso se vayan a los tribunales para cuadrar su bolsillo. A Cucusa no le fue nada mal, después que perdió el guiso por la alcaldía sanjuanera  Don Pedro se sintió mal y la trepó en la silla de Jueza del Apelativo. Cucusa está contenta de la vida con su pensión de jueza y  más ahora que está retirada y tiene programa para criticar  el teatro político. Y los populares no se quedan atrás pregúntenle a Carlos Vizcarrondo que se sintió en el paraíso después que el alacrán lo cargara  hasta su sillita en el Tribunal Apelativo. Ya tu sabes que lo primero que pregunta un gobernador para  nombrar jueces es su resume electoral y cuando se trata de uno que le ayudó en la campaña es una línea.

Ni siquiera el Supremo se libra,  Fortuño cogió guille de americano y empató la cosa en 9 jueces por eso de ayudar a descansar a los siete originales. Es que te digo que los muchachos del deporte nacional la saben  montar .  Lástima que hacen de algo serio una payasada y después se lamentan de porque el pueblo no confía en el sistema de justicia. Una jugada clásica de unos jugadores políticos que lo menos que saben hacer es política.

Anda  contesta la encuesta y  comenta sobre la política en el sistema de justicia de Puerto Rico