Las Buenas apariencias ocultan la política real

Con dirección elitista y casi narcisista, así vemos hoy lo que se trama desde las altas esferas del marketing y la publicidad para convencer a su público cautivo. En la música se ven a diario los productos inventados desde la estética de lo lujoso y vanidoso, tal cual fuese toda una deidad aquella que posan por artistas. Más aquí no voy a hablar del espectáculo musical, pues me muevo más hacia el espectáculo político de la sociedad.

Se dice que en las elecciones de debaten las ideas, pero todos saben que en estos tiempos, lo  que vale es la cara bonita y la apariencia de una supernova. Las campañas políticas se han convertido en quien tiene eso que pueda enloquecer al pueblo no por lo que trae a la mesa, sino por lo que lleva.  En Puerto Rico se da ese juego cada 4 años, vemos como la publicidad enaltece los dotes de sus candidatos para hacerlos lucir como  galanes de novelas. El actual Gobernador y el eventual candidato del PNP son un perfecto ejemplo de la combinación del engalanamiento político con la publicidad patética en la televisión. La culpa de esta costumbre es del pueblo que cae en su misma trampa, los hombres que se les engrandecen los ojos por la figura extrovertida de la mujer candente que aparece en la papeleta y las mujeres que discuten por las dotes físicas que ofrece el hombre aspirante. Característico de una sociedad que en vez de analizar sus plataformas políticas se enfrascan en el análisis estético de los candidatos.

Si fuera por las apariencias y el marketing, ya grandes líderes jamás hubiesen llegado al poder. Habría que preguntarle al ex presidente  Lula Da Silva o al pueblo sudafricano , si la apariencia de sus destacados jefes de estados fue la clave para guiar a su país a la prosperidad económica o mejor aún indagar sobre si los mexicanos creen que su presidente realmente cumplió con lo que se esperaba de su estética. Claro es el juego del lujo y la vanidad, traídos de la una teoría política que solo busca vender productos que contienen la acefalia administrativa. El mundo de hoy está repleto de presidentes que llegaron al poder más por su apariencia que por sus ideas, una disyuntiva que debe ser descartada para cualquier nación que se respete a sí mismo.

El marketing podrá ser buenos para vender productos, pero en el espectáculo político puede tener consecuencias terribles donde se le propine una ceguera colectiva a los pueblos esclavos del chayotismo y el superficialísimo envueltos de la publicidad. Lo comercial jamás puede valer más que la interacción profunda de ideas y planteamientos que se dé desde la gama de la diversidad ideológica.

Los Millones de Lisa

En la llamativa y dorada noticia del súper contrato de $325 millones para Giancarlo Stanton, se pudo ver que lo ridículamente absurdo y exagerado es la  nueva onda en los contratos. Al menos el hombre trabajó para eso y  hay 325 millones de razones para aceptar tal contrato, lástima que para la suerte de  Lisa Donahue y sus 8 millones sea todo lo contrario. Pero la cuestión no es de los billetes que cobra, algo que ya no es noticia en un país que le encanta regalar dinero. El punto recae en que la susodicha pretende que los ciudadanos de a pie  sean los encargados de saldar la deuda astronómica de la AEE. Lo que pasa es que ella cree que el bolsillo de los boricuas está bien jugoso como el de ella. Las voces críticas ante la amiga Liza no se han visto esperar, claro los mismos que la trajeron y la quieren hacer regresar con el Tío Sam.

Es inaceptable que el gobierno acepte los consejos de una persona que no conoce la realidad económica de una clase trabajadora que no aguanta más, mientras se cocinan arbitrios e impuestos en Fortaleza. Cuando el petróleo baja de precio, es que se ingenian el aumento al crudo para la salvación de la Autoridad de Carreteras. El problema es de administración y no de recaudación, cuando vemos el desperdicio de dinero en los contratos jugosos y en asuntos sin importancia. Entonces para que digan que lo de la austeridad es lo más sensato vienen y contratan a asesores de afuera para que les respalden. A donde van a parar el dinero de los nuevos impuestos, al bolsillo de los asesores o en realidad van a salvar a la Autoridad. Posiblemente el año que viene vendrán con otro impuesto bajo la excusa de salvar alguna agencia de gobierno. Las recetas económicas del gobierno no han rendido frutos, con el desempleo en las nubes y las quiebras a tutiplén no se vislumbra  un año nuevo prospero  para el País.

A dos años de gobierno, los populares han hecho poco o nada para diferenciarse del gobierno pequeño de Luis Fortuño. Lo peor es que no hay una tercera fuerza política que tenga el viagra para tumbar la bayoya  de la palma y la pava. Lástima que el bipartidismo ya caló  hondo en algunas familias, vemos como hay personas que votan por herencia, ya saben esos de que si mi mamá es popular hay que rajar la pava. Otros por la imagen del candidato, tú ves a los hombres que se babean si ven una chica sexy en la papeleta o las mujeres que le dan el voto al macharrán.

Al parecer el Partido Popular cambió de imagen porque la realidad es que el pan ya no es tan accesible, la tierra ni se cultiva y la libertad esta de parranda. En el proceso se van miles de profesionales que abandonan el  barco antes de su hundimiento.  Los millones de Stanton lo relatan todo, ascendiente de boricuas migratorios, que consiguió la buena vida gracias a su fuerza descomunal para botar la bola. Lástima que Liza no puede botar la crisis del país, pero ridículamente el país ansía con que el gobe le dé una  buena botá para que tenga un 2015 de nuevos retos. Pero, dudo que haya algo de seriedad para hacer una medida tan drástica, mientras tanto seguiremos teniendo asientos de primera fila para apreciar a los muchachones bien pagados, que hacen de las suyas a costa del voto de un pueblo que sigue ciego. Con la ceguera voluntaria se adormece a un pueblo que puede subvertir el orden social, pero que opta por estar en su burbuja y reírse del deporte nacional que tanto adora. Millones habrán y vendrán, pero solo los millones de boricuas pueden hacer sacar a su amada nave de la tormenta.

Por ahí viene el impuesto extraordinario

Al parecer todo indica que el Gobierno de Puerto Rico volverá a tocar el agobiado bolsillo de los puertorriqueños. Lo único que alivia al pueblo es que hay legisladores que se oponen al alza del arbitrio del petróleo propuesto por el gobernador popular .Bajo la amenaza de que se detendrán los servicios del Tren Urbano y la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA).  La excusa es como siempre la retórica del sacrificio para salvar a la maltrecha Autoridad de Carreteras. Hay el teatro que han formado con la Sesión Extraordinaria, para cocinar un aumento extraordinario a los derivados del petróleo. Porque como ustedes sabrán en este país, el Gobierno detesta ver los precios bajos, porque les entra el estrés de no poder recaudar lo suficiente para la tan mal administrada agencia que esta supuesta a bregar con los hoyos extraordinarios en las carreteras violentas.

El gobe está desesperado con que se apruebe el proyecto para quedar bien y mostrar algo de liderazgo en el teatro político. Mientras tanto el representante popular Manuel Natal sigue firme en su extraordinario rechazo al impuesto propuesto por su gobernador. Pobre Natal no contó con el respaldo de su gobe para las primarias, y ahora quiere ser el más bravo  con su rebeldía precoz, pero necesaria para el País. Cuidado Manuel que  eso puede crearte ronchas con la vieja guardia del Conde Rafael. Julio Anguita lo dijo claro “La ceguera la tienen los políticos y la población”, lo que pasa que en Puerto Rico la ceguera es una epidemia que no se ve, pero se siente.

No hay políticos serios, porque están de parranda en la nube de la comodidad. Lo triste de la situación son los miles de boricuas que se verán afectados por una eventual paralización de la AMA o el Tren Urbano. Los muchachones del PNP deben andar que ríen en un solo pie con el embrollo en que se han metido los rojos. Tal como dijo Héctor Ferrer este impuesto le puede costarle la vida electoral a la Pava. El precio no vale el producto que se da, por eso es que  recae en lo inmoral que un gobierno venga a dictar alzas para salvar a la inoperante y patética Autoridad de Carreteras. De que hay otras alternativas las hay, aumentar el impuesto a las empresas foráneas me parece algo más justo de hacer, en vez de ir al bolsillo de los que menos tienen. No hay babilla para enfrentarse a los grandes y les encanta ser prepotente con los de abajo, a donde va a parar la locura política de un país que pide a gritos la llegada de una política real que mire la gente y no ideologías.

Sobre la encuesta de El Nuevo Día

La encuesta de El Nuevo Día mostró que gran parte de los puertorriqueños no está muy contento con la administración de Alejandro García Padilla y que el Partido Popular Democrático (PPD) sufre una falta de credibilidad impresionante. Ante las malas notas que saca el gobernador , se ve crecer la figura del hijo del Mesías, Ricky Roselló quién se ha destacado por una visibilidad mediática de estrella de Hollywood. El PNP la tiene fácil para ganar en el 2016 ,pero la división que hay entre Pierluisi y Ricky pueden costarle la elección. Claro,pero más allá de los resultados favorables del PNP y sus posibles aspirantes a Gobernador, es evidente que ninguno de los muchachos tiene una propuesta que produzca un verdadero cambio de las políticas económicas en el sistema que gobierna a el País. Encuestas habrán y vendrán ,pero cambios políticos ni en juego se ven en la curva por ganar Fortaleza. La flojera institucional del Gobierno alimenta a los estadistas que ya acarician su dupleta del 2016. Mientras tanto los nuevos y patéticos partidos andan buscando un viagra político que logre subirlos de ránking para saborear algo del guiso.

Vila y su salida política

El gobierno de García Padilla sufrió otra baja, tras la renuncia de Ingrid Vila. La joven ingeniera al parecer no estaba preparada para estar en el toma y dame. Bueno su renuncia es parte de la improvisación y el revolú administrativo de un gobierno impotente. El error no fue de Vila fue de su jefe al no entender que cualquier secretario de la gobernación debe tener la malicia política para poder bregar con el juego político. Sin malicia no hay tregua en el deporte nacional, había que preguntarle al caballo blanco. Vila no era muy política que digamos, por eso  a los alcaldes populares no les gusto su nombramiento.  La molestia de los alcaldes populares es porque Vila fue pieza clave en el despido de la encargada de los servicios de educación especial, que a la vez era la esposa del alcalde de San German Isidro Negrón. Para no tener problemas en casa Negrón  y sus panas se la montaron al gobe y este como es flojo tuvo que presionar a Ingrid. Te digo, que cuando se anunció la renuncia, hicieron un bombé en grande y ni preguntarle a Negrón que gano puntos en la casa. Puerto Rico está en el palmar y las bestias políticas toman el control del reino. Se fue Vila y ahora viene Víctor Suarez, un aliado de los alcaldes y más político que la palabra.  Los líderes sindicales no lo quieren, porque saben que hablar con él, es como desperdiciar saliva. Bueno, bueno así funciona el gobierno a los capaces se les degrada  y a los ineptos se les premia.