Rand Paul busca ser un republicano diferente

Senador Rand Paul

Los republicanos están locos por volver a la Casa Blanca tras perder las últimas dos elecciones presidenciales y Rand Paul es el que lleva las de ganar la candidatura presidencial  para enfrentarse  al candidato demócrata.  Se dice que los republicanos por naturaleza son agresivos para meterse en guerras y antipáticos para bregar con las minorías. Lo interesante de Rand Paul es precisamente que es lo opuesto a eso, el senador por Kentucky ha criticado a Obama por armar a los rebeldes sirios e incluso al hombre no le gusto que los gringos se metieran en Libia. El senador propone recortar gastos en el Departamento de Defensa, incluyendo las ayudas a países extranjeros. El problema de Paul es que los demócratas tienen a  Hillary Clinton y esta vez no tiene competencia en el partido demócrata. Clinton podría ser una amenaza  para los chicos de la derecha  porque domina a Paul en el estado de Virginia. En las últimas 4 elecciones el candidato que gana Virginia también gana la Casa Blanca.

A diferencia de Paul, Clinton seguiría enviando tropas y drones a Medio Oriente para combatir a los terroristas y de vez en cuando tumbar los gobiernos. La chica hará todo lo posible por imitar al Nobel de la Paz. De ganar Paul, Washington cambiaría no solo de partido si no de política exterior. Las elecciones del 2016 presentan muchos candidatos, pero solo Paul propone reducir la intromisión de  Estados Unidos en los conflictos del mundo. Algo que cambiaría la imagen del Tío Sam ante sus aliados y enemigos. Un republicano que hasta los demócratas les parece interesante no solo por su visión en la política exterior sino por sus ideas en el campo social. Rand Paul denunció que la policía  necesita una desmilitarización urgente. Algo que ningún otro republicano se atrevería a decir. Esto hizo temblar a los grandes intereses que son locos por vender las armas y equipo militar. Y fue más radical cuando dijo que el sistema judicial americano criminalizaba a los negros .Un asunto que ni siquiera Obama toca con seriedad. Lo que convierte al senador en un atractivo para una comunidad que ha sido ignorada  por los republicanos. Lástima que Clinton tendrá ventaja  por lo que es y no por lo que propone, pero así es el sistema donde el marketing vale más que las ideas. Solo el futuro dirá si el pueblo se atreve a votar por un republicano diferente o sigue el camino demócrata.