Prejuicios a los de abajo

Mientras los medios  le juegan la maquina al empedernido amante de los millones, la ignorancia ha hecho estragos por encima de la reverencia a los temas que se deben debatir con seriedd. No  ha pasado mucho  desde aquel trágico evento donde un joven entró a una Iglesia para depositar las balas intolerantes en los cartuchos de la tragedia. El tiempo de hablar sobre las repercusiones de ese momento ha ido decayendo hasta al punto de la no visualización mediática en torno al debate social y político que debe emprenderse para atacar sistemáticamente las aptitudes nefastas que encarnan los prejuicios raciales en Estados Unidos.
El punto central de la problemática es que carece de una mirada política por parte de las autoridades gubernamentales.  Más allá de las condolencias hay que reconocer que detrás de lo eclesiástico de la diplomacia doméstica debe estar lo concreto ,lo razonable y sobretodo el genuino interés por ayudar a las minorías a ser respetadas como se les garantiza en la Constitución.
Hay una manía inexorable de los pretendientes a la Casa Blanca que está más pega que cualquier éxito de música tropical. Todos saben que el uso del respeto al estado de derecho fue uno de los main topics que muchos republicanos decidieron abrazar. Lamentablemente son más los que acarician la carta magna para defender las enmiendas convenientes y obviar el lugar que poeticamente señalaron los redactores  sobre la igualdad de los ciudadanos ante la justicia. Mientras que los medios siguen atrapados en el virus informático ,veremos que los verdaderos issues  serán sesgados como algo incoloro que no merece cobertura.  A donde va a parar la sanidad mediática cuando el control de la ira de un candidato vale más en tiempo televisivo que la alegría cortada de un niño que clama por algo más que comida;tener derecho a la dignidad.

Un asunto que no tocan ni con una vara larga porque prefieren jugar al escondite con aquellos que les he difícil congeniar políticamente.  Por eso es que más allá del prejuicio racial hay que enarbolar el asunto político de la justicia racial que no es otra cosa que evadir la desigualdad en el tratamiento gubernamental sobre los ciudadanos.
Es obvio que la política es el determinante de la ansiada reforma al sistema carcelario y judicial de la nación norteamericana, pero sabemos que no hay tanta  pasión entre los dos partidos  para estudiarla en contraste con los habituales temas que entretienen las mesas de opinión de la televisión comercial.  Aunque no es la panacea del asunto,es un pequeño paso para entender que el prejuicio que percibimos en las calles   jamás se acabará mientras que el aparato institucional no vea con los mismos ojos  justos aq  a aquellos que miran abajo . Los mismos que cuaando van a la ciudad saben que el darwinismo es tal como se lo describieron en el salón de clases.

Anuncios

Cambio climático: Política evasiva

Hkg9567626

La polίtica de la evasión, puede ser muy fácil de hacer, pero tiene consecuencias que conllevan difíciles situaciones por vivir. No se necesita tener sabiduría científica para saber que el cambio climático es una realidad innegable de nuestro mundo. Los constantes cambios de temperatura, el derretimiento acelerado de los glaciares o el agravamiento de fenómenos como El  Niño nos dan una dosis de lo que puede ocurrir si seguimos siendo meros espectadores ante tal tragedia. La cuestión no es ambiental, es un asunto político que solo puede ser atacado con políticas publicas serias que logren subvertir la mentalidad evasiva por una impulsiva. Pero ya sabemos, que para llegar a tal decisión, hay que meterle mano a los grandes intereses que se codean con los gobernantes, como si fueran su más íntimas musas. Claro está, es innegable que las grandes compañías petroleras y amasadas de los gases invernaderos van a tener recelos contra cualquier medida profunda hacia el cambio climático.
No podemos obviar de que si hay sequia no hay agricultura sólida, de hecho países como Guatemala y Bolivia podrían perder una parte significativa de su PIB si la merma del agua sigue en alzada. Siendo la energía hidráulica un sector preponderante para Bolivia, su nivel de producción ha venido de más a menos. Es palpable que lo climático va con lo económico, y por ende sería una ineptitud no plantear el dilema ambiental como uno político. No es un asunto entre liberales o conservadores es trascendental al planto de las tribus partidistas, es la coyuntura existencial que necesita de verdaderos líderes para al menos reducir los impactos negativos que conlleva el calentamiento del planeta. Hoy nos atormentamos por lo ocurrido en el olvidado Vanuatu, pero mañana puede ser cualquier isla del Caribe. Aquí no se trata de clichés ni de discursos bonitos, es la pura realidad que vivimos, los gobiernos de América Latina deben entender que para ser de verdad ejemplos del Sur deben empezar a defender la mano que les da de comer. La región tiene nexos de vulnerabilidad con las variaciones climáticas, es obvio que el Niño viene más fuerte que el año pasado, y no es porque ha crecido, sino porque la futilidad sistemática de los estados le ha dado rienda suelta para seguir creciendo. Lo real no deja de culpar a la política, pero aún falta mucho por encontrar a esos que dejen la hegemonía discursiva de la evasión por la difícil tarea de decir acción.

Francisco y su ansiada visita a Estados Unidos

image5436b88ab1da19.64323157

La buena nueva para el Papa Francisco es que podrá pronunciar un discurso frente a los muchachones del Congreso de los Estados Unidos. Un lugar donde se han fraguado eventos de muy bajo perfil para la paz que tanto ha fomentado el orgullo latinoamericano. La cita es perfecta porque muestra el choque entre un líder que en si es revolucionario contra una clase política que necesita adaptarse a los cambios que suplican sus ciudadanos. Rápidamente Mr. Boehner se puso culeco y dio a conocer mediante sus redes sobre su apoyo rotundo a la anunciada visita del Papa. Paz, desigualdad y pobreza serán los temas calientes a tocar en su cita del 24 de septiembre. Vamos que si hay un Estado que necesita orientación sobre la paz es la policía internacional que tanto alardea, pero que no mucho hace para avivar esa pipa. Ni hablar de seguir alimentando su increíble obsesión por tener la colección de más bases en el mundo, te digo que son tantas que ni Rickey Henderson pudiera robárselas en una temporada y mira que el tipo era un duro robando bases. El discurso del Papa debería ser uno que arremeta contra la doble moral de Occidente ,pero más allá de eso tiene la obligación de plantarle cara a la hipocresía política de un Congreso que en ocasiones promueve sin restricciones la ayuda militar a terceros que solo buscan implementar la violencia en sus países. Soplan buenos vientos del Vaticano, un latinoamericano que busca cambiar la percepción de lo que es el catolicismo y que promueve la unión de todos por la paz, sin importar raza o credo religioso. Eso es lo que vino a hacer el latinoamericano, un líder que más allá de sentarse y dirigir ceremonias va a la calle y ve el sentir de una humanidad que necesita urgentemente un cambio radical en unos gobiernos que no tienden a mirarse en el espejo y hacer valer los derechos de quienes le eligieron. No todo será color de rosas en el catolicismo y sus sombras por los lunáticos aprovechados de su posición para ejercer la pederastia, un asunto que el líder católico ha denunciado, pero que aun así puede que no sea suficiente para sanear a las iglesias de tan bárbaras escorias de cuello fino. Se podrá decir mucho del argentino, pero no se puede dudar que en su poco tiempo ha avivado a las masas de que es necesario hacer lio y salir a las calles a demostrar y llevar el mensaje de la inclusión. Francisco, un líder ejemplar que ha hecho más que aquellos bañados por un Nobel de la Paz, puede hacer vibrar de cordura y honestidad a un Congreso que clamar por ello. Lideres, vienen y vendrán pero solo los que se mueven con integridad se mantienen en el tiempo como la luz que cada día surge del brillante alba que engalana el regio amanecer.

Ahora les toca comentar,criticar y analizar sobre el tema. Adelante que hay libertad para expresarse.

Puedes seguirme en:

Twitter: @oosorio647